TURRONES CLÁSICOS O TRADICIONALES

Turrón de Yema TostadaPara la elaboración de los otros turrones clásicos e igualmente tradicionales, llamados “turrones de obrador”, como el turrón de Nieve, el turrón de Yema (tostada o no), el turrón de Fruta o el turrón de Nueces, se emplean también la almendra y el azúcar como ingredientes principales, al que se incorporan otros ingredientes diferenciadores como yema confitada, fruta escarchada o frutos secos. El elemento que los diferencia de los anteriores turrones protegidos radica en su proceso de elaboración y es que la almendra no se tuesta, sino que una vez repelada y secada, se muele muy finamente en las refinadoras de cilindros de acero.

En unos recipientes de doble fondo por donde circula vapor caliente a presión, se consigue la temperatura adecuada para disolver el azúcar. A continuación, en una amasadora se le añade la almendra molida, mezclando hasta conseguir una masa homogénea de producto. Esta masa se moldea en cajones de unos 6 kilogramos (aproximadamente) que son los que se comercializan en las tiendas.

Un caso especial de turrones clásicos lo constituyen los turrones que a continuación se definen:

  • Turrón a la Piedra: Es un turrón cuyo proceso de elaboración es similar a los denominados turrones de obrador, con la única salvedad que éste incorpora almendra tostada en vez de la cruda de aquellos. La composición tradicional de este turrón está formada por: almendra tostada (60%), azúcar, corteza de limón y canela.
  • Terronico: Es similar al turrón de Guirlache, pero se le añade en la superficie ajonjolí. Se distingue especialmente porque la almendra que contiene está sin pelar.

Estos turrones, prácticamente, se destinan para el consumo en la zona de Jijona y alrededores o para entregar como obsequio. No obstante, hoy en día, se están comenzando a comercializar masivamente algunas de estas variedades.